Skip to main content

“Papá, ¿Cuándo vas a escribir otro Papá Game Dev?”

(… continuación de la página anterior)

Hay que ser Flexible y Adaptarse

En todo proyecto, y en especial en uno como este, hay que ser flexible y saber adaptarse. Las metas y planes pueden ser muy claros, pero a medio camino ocurren imprevistos o, simplemente, el feedback que se recibe motiva a cambios que es necesario hacer.

Cuando lancé este blog y compartí el primer artículo por redes sociales, muchos amigos tuvieron la gentileza de compartirlo en sus propias redes, permitiendo que personas que yo ni siquiera conozco leyeran lo que yo había escrito. Como es lógico, se generaron opiniones y comentarios diversos, los cuales yo leí con mucho entusiasmo e interés.

En ese contexto, hubo un comentario que leí que me llamó mucho la atención:

“Los niños ratas que les gusta este juego nunca podrán crear videojuegos”

facebook-ninos-rata

Honestamente, cuando lo leí, lo primero que me sorprendió es la expresión “niños ratas”, ya que no la había escuchado nunca antes, y no tenía idea qué significaba. Supuse que era algo malo, por el evidente tono despectivo del comentario, y por la respuesta de mi amigo que había compartido el artículo, pero más allá de eso, no supe qué pensar. Le pregunté hace poco a Diego qué significaba ser un niño rata, y su respuesta fue elocuente.

“Niños ratas son los que juegan Minecraft todo el día y sólo hablan de Minecraft, todo lo hacen pensando en Minecraft. Yo era un poquito así antes.”, me explicó.

A continuación busqué en internet, obvio, y me encontré con descripciones bastante más duras, como de niños de al rededor de 10 años que aparentan rudeza en los juegos en línea, dicen muchas groserías, actúan muy agresiva e irrespetuosamente, etc. En fin, se comportan como ratas, según tales escritos. Sentí, entonces, que Diego no caía en esa descripción de “niño rata”, a pesar que él mismo hubiera mencionado que hacía algún tiempo había sido un poco así.

Más preguntas se me vinieron a la mente:

  • ¿Por qué alguien podría llegar a pensar y a declarar que alguien que jugara mucho Minecraft era “una escoria para los gamers”?
  • ¿Por qué tan tajantemente pensaba que jamás podrían desarrollar videojuegos?
  • Para el autor del comentario, ¿es mi propio hijo también un “niño rata”?

Esta última pregunta, además de sorpresa, me provocó un poco de molestia.

smiley_enojado

El Lado Positivo

Después de digerirlo unas horas, sin embargo, me alegré de haber leído eso.

Me di cuenta que un artículo tan neutro como el mio (o al menos eso creo yo) había incitado a alguien a decir, sin filtro, lo que pensaba. Le había importado el contenido y había querido manifestarse. Daba lo mismo que fuera en contra, pero había decidido manifestarse.

Me alegré porque ese era justo el objetivo que yo buscaba: generar conversación, debate, peleas, acuerdos, declaraciones, etc. Que surjan ideas acerca de niños, jóvenes, padres, hijos, y su relación con los videojuegos.

Si al final, para este joven, mi hijo es o fue un “niño rata” pues esa es su opinión, muy válida por cierto, y no influye en lo más mínimo en lo que Diego o yo vayamos a hacer en el futuro respecto a su propio deseo de participar en la industria. Además, yo tengo muy claro que ese deseo de Diego podría cambiar perfectamente el día de mañana, cuando mi hijo ya se acerque a ser un adulto y le de un rumbo más definitivo a su vida.

smiley_feliz

Por otro lado, y mucho más importante, no todos los comentarios que leí en redes sociales fueron negativos, si no que todo lo contrario. Muchos amigos y también personas que no conozco me felicitaron, me dieron ideas y sugerencias, compartieron algunas de sus propias vivencias, me escribieron cariñosas palabras de aliento, y me ayudaron a difundir el artículo compartiéndolo en sus propias redes sociales.

A todos ellos, a todos ustedes que están dedicando unos minutos de su tiempo leyendo estas lineas, quisiera darles un profundo agradecimiento.

Independiente de los planes que tenga respecto a este proyecto, he disfrutado mucho esta experiencia que, gracias a ustedes, ha sido mucho más enriquecedora de lo que pensé que sería.

Muchas gracias y hasta la próxima.

Share Button

Juan Pablo Lastra

Juan Pablo crea videojuegos desde los ocho años y fue padre por primera vez el año 2004. Hoy ya tiene tres hijos y ha trabajado en más de veinte videojuegos. Desde hace un tiempo se interesó en cómo se relacionan la paternidad y su profesión, y decidió a escribir al respecto fundando "Papá Game Dev".

8 comentarios en ““Papá, ¿Cuándo vas a escribir otro Papá Game Dev?”

    1. Gracias Felipe, haré lo posible por cobrarles la palabra dentro de las próximas (pocas) semanas. La verdad es que aún no decido bien el formato y, por eso, tampoco tengo algo 100% concreto a lo que invitarlos. Una vez resuelto eso, empezará la lluvia de correos!

  1. Me gustó mucho lo q se viene!!!
    Suena muy interesante 🙂
    Te apoyaré en lo más q pueda para q lo logres en los tiempos planificados. 😉

  2. Enhorabuena bro

    Gracias a ti por escribir! Yo tampoco sabía la definición de “niño rata”…., no te acostarás sin saber algo más! 😉

  3. Está super interesante el artículo y muestra una realidad bien triste. Como antes ser gamer (o cualquier rama considerada “ñoña”) no era algo tan masivo y eran mucho más discriminados, hay gamers que se sienten atacados cuando cualquier persona que, según ellos, no sufrió el rechazo por el que ellos pasaron, se hacen llamar gamers.

    Hay un afán competitivo de estar constantemente “demostrando” que eres más gamer que el resto, con frases como “tú no eres gamer de verdad porque juegas en consolas y no en pc”, “yo uso X marca de teclados/mouse” o “esos son juegos para casuales, yo juego X”. Esta competitividad saca lo peor de la gente, gente que normalmente es tranquila, se transforma al jugar con o en contra de otros jugadores, desde los clásicos insultos a la mamá hasta tratar de provocar al jugador para que deje de jugar para siempre, o haciéndole pensar que debe gastar muchísima plata (tener X periféricos, todas las consolas de última generación, etc) para ser recién considerado un verdadero gamer.

    Yo pienso que los niños que juegan Minecraft, invirtiendo tiempo construyendo sus propios mundos, están mucho más calificados para el desarrollo de juegos, en comparación a otros niños que juegan cosas más “pro”, pero que solo se dedican a insultar al resto.

    1. Gracias Camila por compartir tu opinión. Super de acuerdo contigo en lo de la competitividad mal entendida y más aún en lo de la relación entre Minecraft y el desarrollo de habilidades que, potencialmente, podrían acercar a los niños a la industria de los videojuegos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *