Skip to main content

“Papá, ¡yo quiero ver fútbol!”

(… continuación de la página anterior)

¡Anda a jugar fútbol al parque!

Los videojuegos siempre han sido objeto de prejuicios: que los niños se quedan horas pegados frente a la pantalla, que se les va a secar el cerebro, que los vuelve más tontos, etc. Para quienes piensan así, es aún más desconcertante la idea de que alguien pueda disfrutar jugando fútbol con un control en las manos en vez de salir al exterior, tomar un balón y jugar fútbol de verdad.

“¿Cómo te puede gustar mover unos enanos en una pantalla detrás de una pelota de mentira?”

“¿Por qué no tomas tu pelota y sales al patio con tus hermanos?”

“¡Anda a jugar fútbol al parque!”

Todas son frases que escuché muchas veces durante mi infancia y adolescencia.

Pero más allá del prejuicio, las preguntas son válidas. ¿Por qué puede ser entretenido jugar fútbol en una pantalla? ¿Por qué disfrutaba yo tanto jugando esos juegos en particular?

Los motivos varían, seguramente, de persona a persona. Para mí, la esencia del fútbol es que es una experiencia social y, en ese sentido, los videojuegos de fútbol me entretienen cuando puedo revivir esa experiencia social.

Por ejemplo, los primeros juegos de fútbol que disfruté cuando niño fueron los que jugué con compañeros de colegio. Pasé tardes increíbles participando en torneos de Nintendo Worldcup o de Super Soccer. Si el juego no tenía la funcionalidad de armar campeonatos, llevábamos la cuenta de los resultados en una hoja de papel, y mientras dos de nosotros se enfrentaban en un duelo, el resto seguíamos las alternativas del encuentro expectantes, celebrando las buenas jugadas y burlándonos de los errores.

Pantallazo de Super Soccer, de SNES.
En Super Soccer (1991, SNES), se podía ver la cancha completa hacia adelante, lo que se podía aprovechar para darle mayor profundidad estratégica al juego.

También disfrutaba jugando con mis hermanos, ya sea en casa o en los “arcade” que había cerca de los lugares donde íbamos en las vacaciones. El favorito era, sin lugar a dudas, Tehkan Worldcup. Podíamos pasar horas tratando de ganar los siete partidos que había que recorrer hasta llegar a la final y, cuando eventualmente lo conseguíamos, la sensación de ser los campeones del mundo era gloriosa. Incluso hoy, mientras escribía este artículo, me invadió la nostalgia y volví a jugarlo en un emulador.

Pantallazo de Tehkan Worldcup
Llegar a la final de Tehkan Worldcup requería de aprender las “mañas” del juego y de mucha práctica. Por eso, ganarla era un momento realmente glorioso.

Años más tarde, cuando entré a la universidad, pasé cientos de horas en casa de uno de mis mejores amigos tratando de derrotarlo en Winning Eleven. Si me esforzaba mucho, conseguía sacarle un empate. Si, además, se alineaban los planetas, pasaba un cometa y era noche de luna roja, entonces conseguía ganarle. Pero aunque perdiera casi siempre, el desafío y la experiencia de jugar con un rival así era notable.

Y ya en la actualidad, sigo jugando ocasionalmente alguno de los FIFA o PES cada vez que tengo la oportunidad. Por ejemplo, hemos jugado varias veces en la oficina con compañeros de trabajo; o hace ya un año,  en un meetup de VG Chile, el grupo de Bekho Team me invitó a participar en un tremendo partido que Marcelo y yo finalmente ganamos (se impuso la Directiva de VG Chile, como debía ser).

Pantallazo de FIFA 16
Juegos como FIFA y PES permiten jugar de hasta siete jugadores simultáneamente en la misma consola, ya sea como rivales o compañeros. La experiencia social es notable.

El último partido que jugué fue con cuatro compañeros de colegio de Diego. Cuando le celebramos su cumpleaños, hace algunos meses, uno de sus amigos trajo el último FIFA y estuvieron jugando un buen rato. Como a mi me gusta el juego y no había tenido la oportunidad de ver los detalles de esa versión, me quedé un momento mirando y entonces uno de los niños me preguntó si quería jugar. Así, sin planearlo, tuve la oportunidad de conocer un poco más a los amigos de mi hijo mientras compartía un juego con ellos, algo que valoré mucho como padre.

¿Hagamos un juego de fútbol?

Cuando tenía unos quince años, quise embarcarme en hacer un videojuego de fútbol. Me gustaba muchísimo el Tehkan Worldcup, y como sólo podía jugarlo en los arcade en las vacaciones, pensé que sería buena idea desarrollar mi propia versión.

Pasé semanas enteras pensando en los detalles técnicos y dibujando las medidas de la cancha, los jugadores mirados desde arriba, y las jugadas que se podrían hacer.

tehkan_gameplay
En Tehkan Worldcup (1985, Arcade), la cancha y los jugadores se ven desde arriba. El juego es muy rápido y se veía bastante bien para la época en que se publicó.

Se lo mencioné también a algunos de mis amigos en el colegio y uno de ellos, Gabriel, se entusiasmó tanto que compuso el “tema central” de lo que sería “nuestro juego de fútbol”.

Lamentablemente, nunca terminé ese proyecto. Para ser sincero, no recuerdo exactamente por qué lo dejé de lado, pero seguramente apareció algún otro proyecto que me motivó más.

Sin embargo, hay algunas cosas que sí recuerdo y que fueron un buen aprendizaje:

  • Fue la primera vez que intenté hacer un videojuego “en equipo”. Descubrí que es mucho más fácil decirlo que hacerlo, ya que es muy difícil hacer que un grupo se ponga de acuerdo, o que todos tomen un rol activo.
  • Descubrí que programar a los futbolistas que no eran controlados por el jugador era mucho más complicado de lo que yo pensaba, no tanto por la lógica de correr o patear un balón, si no que por el hecho de hacerlos “jugar en equipo”, actuar coordinadamente, etc.
  • También me encontré con que programar el movimiento del futbolista controlado por el jugador también era más complicado de lo que imaginaba. Hasta ese momento, siempre había hecho juegos “originales” y muy simples. Esta era la primera vez que quería que mi juego fuera igual que otro juego, y por eso quería que se “sintiera” tan rápido y ágil, como el Tehkan Worldcup.

En resumen, descubrí que hacer un videojuego de verdad no es tán fácil como parece, algo que la mayoría aprende tal cual lo aprendí yo, con el primer proyecto en que se enfrentan a algunos de los grandes desafíos del desarrollo de videojuegos.

De todas maneras, como experiencia de crecimiento profesional, fue excelente. Y tal vez ahora, veinte años después, retome ese sueño lejano y me anime a trabajar en un proyecto así, sólo por darme el gusto. ¿Habrá alguien más que se anime?

Pregunta para el lector: ¿Cuál es tu videojuego de fútbol favorito?

spanish You can also read this article in English at papagamedev.com.
Share Button

Juan Pablo Lastra

Juan Pablo crea videojuegos desde los ocho años y fue padre por primera vez el año 2004. Hoy ya tiene tres hijos y ha trabajado en más de veinte videojuegos. Desde hace un tiempo se interesó en cómo se relacionan la paternidad y su profesión, y decidió a escribir al respecto fundando "Papá Game Dev".

9 comentarios en ““Papá, ¡yo quiero ver fútbol!”

  1. A decir verdad me pareció cortito el post, estaba muy entretenido y quería seguir leyendo. Este tema es uno de los que más me interesan en videojuegos ya que desde niño he jugado todo tipo de juegos de fútbol es tanto que mi papá que está a portas de cumplir 60 es fanático de PES y entrena diariamente para ganarles a sus rivales online, lo cual nos ha dado muy gratos momentos jugando noches enteras en contra o contra los adversarios en la nube. Un lindo recuerdo papá hijo que sin duda recordaré cuando ya no esté conmigo. Quería compartirlo. También uno puede ser aquel hijo :).

    1. ¡Gracias Marco por compartir tu experiencia, y qué buena lo de tu papá! Al mío no hay manera de ponerle un control en las manos. 🙁

      Y que bueno que te gustó el artículo. No era más corto que los otros, al menos en términos de conteo de palabras. ¿Viste la segunda página, no? 🙂

  2. Jajaj no la vi… que genial seguiré leyendo y me comeré mis palabras.

    Estuve leyendo otros post. Espero que en un futuro cercano pueda vivir sus experienciad de ser un papá desarrollador que es todo un tema en cuando a la responsabilidad extra como la motivación que pueda generar… saludos

    1. En honor a la verdad, cuando publique el artículo hace unas horas no aparecía el mensaje *continúa en la próxima página*, solo los números para cambiarse. Yo creo que no fuiste el único que se le pasó 🙂

  3. Muy interesante el post 🙂

    Ya que preguntabas cuales eran los juegos de soccer favoritos que tuviésemos (que no sean PES o FIFA), te cuento que para mi Nintendo World Cup y Megaman Soccer son hasta el día de hoy mis favoritos (no soy muy fan de la simulación en general, por eso ni FIFA ni PES me atraen), pero los party games me encantan, de ahí mi preferencia.

  4. Mi primer juego de fútbol y el juego que tuve en mi antiguo PC después del OutRun, fue el Striker, del año 92, de la empresa Rage Software. Mi cuñado actual me lo trajo en 1 diskette y se jugaba con el teclado, incluso multiplayer local. Debo haber pasado horas tratando de derrotarlo. Lo más notable era que venía Chile, pero con nombre modificados…tan sólo recuerdo al goleador del equipo, que era Bambino Zamora. Notable artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *