Skip to main content

“¡Quiero estudiar videojuegos!”

“¡Quiero estudiar videojuegos!”

En este período de fin de año escolar, estoy seguro que más de algún joven ha hecho esta declaración, ya sea a sus padres, familiares o amigos.

En muchos casos, el o la joven lleva años soñando con crear videojuegos “cuando sea grande”, mientras que en otros casos la idea es más reciente y, tal vez, influenciada por algún amigo cercano que también quiere seguir ese camino.

Durante los últimos años, tuve la oportunidad de conversar en varias ocasiones con jóvenes, o incluso adultos ya profesionales, que tenían esta inquietud. Todos querían mucho estudiar videojuegos y hablaban del tema con gran entusiasmo y pasión.

Pero la mayoría, si no todos, estaban también llenos de dudas y temores y no tienen muy claro cuáles eran los pasos que debían dar para conseguir su objetivo. Preguntas nada fáciles y que reflejaban grandes ansiedades.

“¿Es posible estudiar videojuegos?”

“¿Se puede hacer carrera y vivir del desarrollo de videojuegos?”

“¿Se puede estudiar y luego trabajar en Chile o hay que emigrar al extranjero?”

“¿Qué carreras se imparten que preparen buenos profesionales?”

“¿Hay puestos de trabajo o tendré que comenzar mi propia empresa cuando termine de estudiar?”

Estudiar Videojuegos
Cientos de jóvenes sueñan con estudiar videojuegos y luego ser parte de esta industria, pero no tienen claro qué pasos seguir para lograrlo.

Afortunadamente, sí es posible estudiar videojuegos y luego trabajar y vivir del desarrollo. También es posible estudiar y luego trabajar en Chile, aunque salir al extranjero sigue siendo una opción válida. Y sí hay puestos de trabajo, pero no son muchos, por lo que no hay que cerrarse a la opción de seguir el camino del emprendimiento.

Sin embargo, aunque son todas respuestas afirmativas, el camino no es nada fácil. Desde el principio, es necesario sortear algunos obstáculos.

Los eternos prejuicios

El primer obstáculo con el que la mayoría choca violentamente es “la gran montaña de los prejuicios”. Cuando tienen la valentía de declarar que quieren estudiar videojuegos, reciben respuestas bastante desalentadoras:

“¿Qué locura es esa de que quieres estudiar videojuegos?”

“¿Quieres seguir jugando todo el día?”

“¿Estudiar videojuegos? ¿Es una broma?”

“¿Y cómo piensas mantener a tu futura familia?”

“¡Estudia una profesión de verdad y después hablamos de videojuegos!”

“¿Por qué no mejor vas a un casino y botas ahí todo mi dinero?”

Imagen de tragamonedas en un casino
Para muchos (prejuiciosos), estudiar videojuegos es como ir a jugar a la ruleta en un casino.

Actualmente, la industria de los videojuegos es la más rentable de todas las industrias de entretenimiento a nivel mundial, superando al cine y a la música. Es, además, la que ha tenido el crecimiento sostenido más fuerte en las últimas décadas, tanto en niveles de producción como en cantidad de profesionales, tanto en Chile como a nivel global.

No obstante, muchos siguen creyendo que hacer videojuegos es perder el tiempo y arrojar el dinero por la ventana.

Los familiares más conservadores sienten que es una industria “poco seria”. Los padres aspiran a que sus retoños tengan profesiones “de verdad” como ingeniero, médico, arquitecto o abogado, mientras que los amigos tildan de “locura” la idea de una carrera en videojuegos.

Sin ir más lejos, Carlos Bordeu, uno de los próceres de la industria en Chile, relataba en una entrevista con Papá Game Dev (lee acá la entrevista) que tuvo que enfrentar un escenario similar en el seno de su propia familia cuando él y sus hermanos declararon que querían seguir tal camino profesional.

Lo peor es que, en muchos casos, las presiones familiares y sociales consiguen disuadir al joven de perseguir su sueño, y lo convencen de estudiar otra carrera que no lo motiva en absoluto.

Por eso, mi recomendación es que, además de armarse de valor e intentar ignorar la presión, hay que entrar en contacto lo antes posible con los círculos de desarrolladores, ya sea grupos en Facebook o foros de desarrollo.

Por ejemplo, es una buena idea asistir a Meetups de grupos de desarrollo, que son eventos periódicos (generalmente mensuales) en los que se reúnen profesionales y amateurs para conversar y presentar temas que les motivan e interesan.

Un ejemplo es Game Dev Santiago (link al sitio web), cuya última reunión fue la semana recién pasada. También se realiza Game Dev Concepción (link al próximo evento) y he escuchado de grupos que se juntan en otras ciudades, pero aún no tengo los datos concretos (si buscas grupos en tu ciudad o región, me puedes enviar un mensaje y puedo tratar de ayudarte)

Game Dev Santiago
Game Dev Santiago es un Meetup que se realiza mensualmente y reúne a experimentados desarrolladores con quienes están recién comenzando

Estas instancias le darán al joven soñador la posibilidad de sentir la pasión de los que ya están en la industria y también de conocer experiencias de éxito reales, todo lo cual lo ayudará a fortalecer su pasión y reafirmar su convicción por seguir este camino.

(continúa en la próxima página…)

Share Button

Juan Pablo Lastra

Juan Pablo crea videojuegos desde los ocho años y fue padre por primera vez el año 2004. Hoy ya tiene tres hijos y ha trabajado en más de veinte videojuegos. Desde hace un tiempo se interesó en cómo se relacionan la paternidad y su profesión, y decidió a escribir al respecto fundando "Papá Game Dev".

2 comentarios en ““¡Quiero estudiar videojuegos!”

  1. Muy buen artículo, aunque discrepo un poco con el cierre donde dice que el autodidacta es el que mayor riesgo asume. En mi opinión, dependiendo de la especialidad, la opción #2 puede ser la de mayor riesgo. Sin entrar mucho en detalle, si analizamos el panorama presente de nuestra pequeña industria, la gran mayoría de los profesionales tienen o estudios tradicionales o son autodidactas. La opción menos “probada” es la de tomar una carrera dedicada. Supongo que veremos los resultados de esa opción cuando las primeras generaciones empiecen a recibirse, pero sigo convencido que una persona muy motivada y bien enfocada tiene igual de buenas chances de llegar a ser profesional si toma el camino autodidacta.

    1. Entiendo tu punto, tal vez fue muy liviana mi aseveración de que es la opción más arriesgada. De todas maneras, cuando profundice en el tema en el próximo artículo yo creo que va a quedar más claro cuales son los pro y los contras que pienso que tiene cada uno, y ahí cada persona podrá evaluar qué siente que es o no más arriesgado.
      ¡Mil gracias por tu aporte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *